Comer pescado está relacionado con el riesgo de cáncer de piel, según estudio – Harvard Gazette

Si está tratando de seguir una dieta saludable, el pescado es una buena opción, ¿verdad? Después de todo, el pescado es rico en proteínas, bajo en grasas saturadas y una buena fuente de ácidos grasos omega-3, vitamina D y muchos otros nutrientes. Comer más pescado puede significar comer menos alimentos con grasas nocivas y mayor cantidad de calorías. De hecho, los nutricionistas suelen recomendar más mariscos (y menos hamburguesas con queso) para mejorar su dieta, y las pautas de nutrición promueven el pescado como parte de una dieta saludable.

Por lo tanto, parece sorprendente que un nuevo estudio en Cancer Causes and Control sugiera un vínculo entre comer pescado y el cáncer de piel, particularmente porque el mayor factor de riesgo conocido para el melanoma no es la dieta: es la exposición al sol. Tener cinco o más quemaduras solares en su vida duplica el riesgo de desarrollar melanoma.

Un estudio relaciona el consumo frecuente de pescado con un mayor riesgo de melanoma

El melanoma, el tipo de cáncer de piel más grave, es responsable de más de 7500 muertes en los EE. UU. cada año. Y los casos van en aumento.

En el nuevo estudio, los investigadores encontraron un mayor riesgo de melanoma entre las personas que comían más pescado. Este estudio se encuentra entre los más grandes y mejor diseñados para examinar este vínculo. Casi 500.000 personas en seis estados de EE. UU. completaron un cuestionario dietético en 1995 o 1996. La edad promedio de los participantes fue de 61 años y el 60 por ciento eran hombres. Más del 90 por ciento eran blancos, el 4 por ciento eran negros y el 2 por ciento eran hispanos.

Durante los siguientes 15 años, los investigadores contaron cuántas personas desarrollaron melanoma y encontraron que:

  • La tasa de melanoma fue un 22 por ciento más alta entre las personas que informaron comer más pescado (alrededor de 2,6 porciones por semana) en comparación con las que comieron menos (0,2 porciones por semana, o aproximadamente una porción cada cinco semanas). Se observaron tendencias similares para la ingesta de atún.
  • El riesgo de cambios precancerosos en la piel (llamados melanoma in situ) aumentó de manera similar entre los del grupo que comía más pescado.
  • Curiosamente, los investigadores no encontraron un mayor riesgo de melanoma entre los que comían más pescado frito. Esto es sorprendente porque, si comer pescado aumenta el riesgo de melanoma como sugiere el estudio, no está claro por qué freír el pescado eliminaría el riesgo.

Este es un extracto de un artículo que aparece en el sitio web de Harvard Health Publishing.

Para leer la historia completa

Robert H. Shmerling es el editor principal de la facultad de Harvard Health Publishing y miembro actual de la facultad correspondiente de medicina en la Escuela de Medicina de Harvard.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *